Empresas

¿Y si Greg House fuera tu jefe?

Los jefes, a pesar de todo, nos ofrecen diversos consuelos: se trata, esencialmente, de personas que por razones cronológicas o de organigrama, han subido más allá de su nivel de incompetencia, y han sido colocadas en sitios donde no pueden causar daño, viviendo una fantasía de control y sometimiento.

Imagina un escenario peor: que tu jefe no sólo fuera más listo que tú, sino un genio cojo misántropo. Sí, tú vida podría ser peor: tu jefe podría ser Gregory House, y cada día te enfrentarías a inventivas como estas:

Sobre tu actitud en el trabajo:

La arrogancia tiene que ganarse.

¿Eres de los que ven las reposiciones de la Isla de Gilligan y piensan “esta vez si van a lograr salir de la isla”?

La gente no cambia. Por ejemplo: voy a seguir repitiendo “la gente no cambia”

Las ideas no son latas de aluminio. Reciclar apesta

Sobre tus fallas:

Los errores son tan graves como las consecuencias que provocan.

La humildad es importante, sobre todo si te equívocas mucho. Si estás en lo correcto, la duda no ayuda a nadie.

Estoy extremadamente decepcionado: te pedí que trajerás una droga de diseño, y regresas con salsa de tomate

Te pregunté cuánto es 2+2, y tú vienes al día siguiente con “No es 24″

Sólo porque es inexplicable no significa que es inexplicable

Sobre el liderazgo:

Si puedes fingir sinceridad, puedes fingirlo todo.

Estoy físicamente incapacitado para ser amable

Como siempre digo: si te van disparar, que sea en un hospital

El único valor de su lealtad es que sirve para manipularlos

Hasta los fetos mienten

Supuse que tendría sus ideas, me burlaría de ellas, y ustedes se someterían a las mías. Lo usual

No me culpes, culpa a mi género

Fuente | Fox