Vivienda

Viviendas y equilibrio fiscal

Finance and business

El precio de la vivienda sigue siendo un dolor de cabeza para todos los españoles, si tú necesitas comprar un piso, tienes graves problemas con el crédito y las hipotecas y si lo que quieres es vender, entonces el precio que ha seguido cayendo, no te asegura un buen negocio. Según los últimos índices conocidos, el año que pasó cayo un seis con tres por ciento, es como si estuviera en el año dos mil seis. Vaya retroceso.

Por consiguiente la compraventa de viviendas tampoco se ha recuperado y los datos indican que en el período inter anual en noviembre, cayó un dos con seis por ciento. Las opiniones siguen siendo variadas en cuanto a si vamos a tener una recuperación en el mercado inmobiliario para este dos mil diez, pero algo hay seguro: mientras existan tantos parados y se mantengan más de cien mil pisos embargados, el precio de los pisos debería seguir bajando.

Otros inconvenientes para una recuperación razonable y que convenga a todos es el acaparamiento de viviendas por los especuladores y los bajos salarios que se pueden conseguir en estos momentos. Los inversores también están un poco lerdos dadas las informaciones sobre el desequilibrio de las finanzas públicas, las agencias que califican a las economías de los países habían otorgado a España una tripe A, pero ahora nos llega de parte de alguna agencia, sólo una calificación de AA+. Igualmente estamos dentro de los países con mejor calificación, pero sin dudas perdiendo lugares.

No todo es tan malo, si miramos toda la foto vemos que la inflación, flagelo de muchas economías sobre todo emergentes, en la euro zona se mantiene en niveles razonables y en España tenemos la tasa media más baja.