Empresas

Vestidos para matarse: el uniforme en la oficina V

7. El procrastinador

Fashion item: cualquier diseño de moda que le haya tomado más de dos horas elegir, con un Ipod conectado a sus orejas las 24 horas y un bolso lleno de DVD, libros, labores de costura, cubos de Rubik por resolver, revistas de crucigramas, granjas de hormigas, fotos de familiares o vacaciones con historia, colecciones filtélicas para ordenar… Etcétera. Aunque es más probable que se ponga otra ropa a la que había elegido originalmente, o vista del mismo color toda la semana para no molestarse…

Lo que le dicen al mundo: Soy multitask, soy multifocal, soy renacentista…

Lo que tus compañeros realmente piensan de ti: ¿Y a este tío porqué le pagan?

Ventajas para la empresa: Ninguna. De hecho, es poco probable que tus jefes inmediatos se hayan percato de tu existencia. Como siempre te ven en otra cosa (escuchando música, charlando, viendo vídeos en YouTube), piensan que eres alguien que pasaba por ahí o algún tipo de planta tropical. Y como siempre estás a punto de hacer algo que no terminas de hacer, nadie tiene idea de tus capacidades o incapacidades, con lo que promoverte o despedirte es algo que jamás se les ocurriría. ¿Qué te vamos a decir? Te envidíamos. Eres quien hace lo que nos gustaría hacer: nada. Y además te pagan. Eres el Ronaldo de la oficina: siempre a punto de la gran jugada, pero más interesado en otra cosa.

Fuente | Cracked

Imagen | Los Poyos de Gordoncillo