Vivienda

Unidos por la hipoteca para siempre

concept of section of property after divorce.

Cada vez son más los españoles que se ven en la insólita situación de separarse de su pareja, pero verse obligados a seguir conviviendo. Es que la crisis ataca con toda fiereza y si hay una hipoteca de por medio en que ambas partes son titulares, es problema es serio, ya que la hipoteca une con lazos muy fuertes. Por supuesto que hablamos de las personas promedio de nuestro país y no de casos como la infanta, que es tan buena para los negocios… a costa de otros, según parece, pero ese es un tema del que se debe encargar la justicia.

En una pareja normal si uno de los dos deja de pagar, el otro debe hacerlo por ambos. Al banco no le interesa para nada si se separan o no, lo que le importa es cobrar la cuota completa. Si no ocurre eso, el problema es para ambos y el embargo será para los dos. El punto sería que quien se va sigue pagando, al menos hasta vender  y a su vez pagar un alquiler. En la mayoría de los casos tampoco es posible.

A esto le debemos sumar el problema del paro. Si uno de los dos está en paro, el otro seguirá pagando solo. Como al menos uno de los dos tiene trabajo, no configuran como postulante para la dación en pago  y son más bien personas en riesgo de perder matrimonio, casa y quedar con la deuda por los siglos de los siglos.

Con este contexto económico, crecen las parejas descasadas que siguen conviviendo.