Euríbor

Una semana de vida de la nueva ley hipotecaria

Two men carry house

La reforma de la ley hipotecaria entró recientemente en vigor. Cabe recordar que esta modificación fue fruto tanto de la presión social como de una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia en contra del procedimiento que seguía España para desahuciar a las familias que no pagaran su vivienda. Finalmente, la reforma se aprobó simplemente con la mayoría del Partido Popular, y es que la oposición en bloque rechazó la propuesta por, principalmente, considerarla insuficiente. Además, muchos consideran que ley ha menospreciado el millón y medio de firmas que apoyaban la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) mediante la cual se proponía, entre otras cosas, la dación en pago con carácter retroactivo.

Con una semana de vida, os resumimos tres puntos interesantes – y a veces no tan conocidos – que contempla la reforma de la ley:

  • Regularización de los intereses de demora: el banco sólo podrá imponer al deudor un interés máximo correspondiente a tres veces el precio del dinero, lo cual equivaldría, a día de hoy, a un 12%. Esta cifra contrasta con lo que las entidades financieras venían practicando hasta ahora, ya que en algunos casos estos intereses de demora alcanzaban el 30%. Además, los intereses no se capitalizarán con la deuda y pasarán a ser la última obligación del deudor.
  • Desahucios: se eleva de uno a tres meses las cuotas sin pagar necesarias para que una entidad financiera dé orden de ejecución de una hipoteca, aunque esto no será obligatorio.
  • Subastas de viviendas a terceros: hasta ahora, las viviendas que habían sido ejecutadas se subastaban, aunque en la mayor parte de los casos ésta quedaba desierta y era el banco quien se quedaba con la vivienda. La reforma rebaja del 20% al 5% el valor de tasación del inmueble para evitar precisamente esto e intentar que la vivienda llegue a otras personas.

¿Qué os parece la ley?