Finanzas

Una hipoteca perjudica tu vida laboral

euribor

Según un artículo de Soitu, la hipoteca supone una serie de factores que nos hacen más sumisos en el trabajo y limitan nuestro desarrollo profesional. Basado en datos proporcionados por el Servicio de Estudios del BBVA, una hipoteca, lejos de ser la vía para consolidar el sueño del propietario, es un peso que nos sume en la precariedad laboral y la infelicidad, y disminuye nuestras oportunidades. Algunos puntos para pensarlo antes de contratar una hipoteca.

1. Indefensión laboral
Al quedar sujeto a un pago mensual ineludible, el hipotecado está obligado a conservar el empleo. Una situación que da a las empresas armas para convertirlo en un ser sumiso y realizar practicas abusivas.

2. Anclado
La nueva economía de la globalización, irónicamente suele bendecir algunas regiones mientras castiga a otras. Ante una mala situación económica local, atado a su propiedad, el hipotecado no puede emigrar en busca de mejores oportunidades. O hacerlo tras un costoso y complejo proceso de venta.

3. Infeliz
El ocio es parte esencial de la vida, pero el ocio cuesta. Una hipoteca consume más de las tercera parte de los ingresos de una familia. Sin dinero extra, no hay ocio, y sin ocio, las presiones de la vida laboral son intolerables. Esto deviene en menos productividad y participación en el trabajo.

4. Gastos extras
Cualquier actividad en la vida del hipotecado significa gastos en combustible y tiempo, al no poder separarse de su futura propiedad: traslados al trabajo (ante el boom inmobiliario, la mayor parte de las nuevas propiedades están en las afueras de los centros urbanos), al colegio, al médico…

¿Alquilar o comprar? Las bajadas de las tasas de interés y del precio de la vivienda podrían ser engañosas. La crisis no va a mantenerse por siempre, y una mejor macroeconómica puede traducirse en precios y tasas más elevadas. Por otra parte, una de las líneas para abatir la sobreoferta de viviendas, es el impulso del alquiler y la promoción de la modalidad del alquiler con opción a compra. Cualquier alternativa es mejor a la servidumbre al sueño del status del propietario al costo de  la infelicidad laboral.