Guías prácticasVivienda

Un timo muy extendido

got a deal

Ya alguna vez hemos hablado de los timos que ocurren en el mercado inmobiliario. Como punto de alerta especial, todo lo que esta muy diferente al resto del mercado en cuanto a precios, y más aún si involucra alguna entrega de dinero, es sospechoso. Aunque parezca casi ridículo, muchas personas igualmente se involucran  en estas situaciones de un modo asombrosamente inocente.

Un timo muy común y simple es el de un inquilino que simula ser el propietario de un piso. Lo ofrece en venta, a un precio sumamente tentador. Para concretar la reserva hay que entregar una suma de dinero como seña.

Por supuesto que no hay forma de recuperar ese dinero en la mayoría de los casos, sobre todo porque el supuesto propietario ya no está ubicable.

Es algo demasiado tonto como para que ocurra, pero es real. Lo peor es que en un altísimo porcentaje de los casos, el damnificado no denuncia, por la vergüenza de su situación.