Vivienda

Un piso estéticamente feo puede ser una buen inversión

Block of flats

Por supuesto que las consideraciones que merece el mercado actual, si estamos buscando un piso para comprar, son muchas. Es un mercado en baja, con pronóstico que esa baja sea mucho más intensa, por lo que esperar puede ser una buena idea. Sin embargo, siempre se puede encontrar un muy buen negocio  y nuestra necesidad de compra puede estar impulsada por otro factores. Para esos casos, para los que van a comprar, es este post.

Como siempre decimos, la location es el punto clave. Comprar en una buena zona es una de las bases para que nuestra inversión sea buena. El precio tiene que ser el mejor posible, considerando los metros cuadrados, el estado de conservación y la realidad del mercado en ese momento. Una vez considerado todo eso, hay otros puntos que parecen menos importantes pero hay que tener en cuenta.

Un piso feo puede ser una gran inversión. Cuando decimos feo nos referimos a que estéticamente es malo. Por ejemplo, los colores de la pintura de las paredes son horribles. Los pisos tienen una alfombra también desagradable, pero debajo de ella hay madera.

El mal aspecto, más en un mercado tan competitivo como el de hoy, baja mucho el precio. Pero si son problemas solo cosméticos, se resuelven con pocos euros, muchos menos que la rebaja que da el estado desagradable. Claro que si estamos hablando de problemas que involucran estructura para resolverse, ahí es otra cosa.

En un mercado tan competitivo, ese piso tan feo recibe pocas o ninguna oferta, su precio es por lo tanto menor al que debe ser  y se resuelve fácil.