Empleo

La rentabilidad de “trabajar” en política

asesores

Muchas son las noticias que ha dejado el último informe trimestral sobre gasto público. La, ya anunciada, subida del IBI se une a la reducción de los salarios de los funcionarios, y a otros recortes que no hacen más que confirmar que, aunque se haya salido de la recesión – de cara al exterior – para los ciudadanos aun quedan muchos gastos que afrontar para llegar a una cierta situación de estabilidad.

Sin embargo, hay un sector al que parece no haberle afectado la tónica de recortes que reina en el país, y es que los asesores ministeriales no solo mantienen su salario y su puesto de trabajo, sino que además, en el último año el gasto en estos trabajadores se ha incrementado en un considerable 8%.

28,2 millones en nueve meses

Más de 28 millones ha sido el dinero que se ha usado para pagar a los asesores ministeriales, es decir, a las personas de confianza de los ministros y del Presidente del Gobierno. En el año 2012, el gasto en asesores ya supuso 26 millones de euros, pero en lo que va de 2013, ya se ha producido un incremento del importe.

Y no es que se haya subido el salario de quienes trabajan alrededor de los gobernantes del país, sino que se ha aumentado la plantilla de asesores y consejeros de cada uno de los ministerios.

Recortes a funcionarios

Y mientras que los asesores ministeriales, puestos de forma aleatoria, han aumentado en número y, según parece, tienen asegurado el puesto. Para los funcionarios las cosas no son tan fáciles, el recorte del 4% del gasto en salarios se debe a una reducción de la plantilla de trabajadores del Estado, por el no relevo de los funcionarios jubilados.

¿Creéis que se debería limitar el número de asesores ministeriales?