Finanzas

Tibias medidas contra la ejecución hipotecaria

Depositphotos_25576755_m

Finalmente, se han hecho públicas las medidas con las que el Ministerio de Economía y Competitividad pretende disminuir el enorme número de desahucios que se vienen realizando en España (una media de 300 al día). Sin embargo, el consenso general es que se trata de acciones muy limitadas y que (lo creemos) no tendrán un impacto verdadero en el drama humano que significa el embargo de una vivienda: una posibilidad ante la que se enfrentan más de 200.000 familias españolas.

No es necesario un curso de economía para ver la parcialidad de las medidas con las que el Gobierno pretende encarar el problema de los embargos hipotecarios.

La más importante de estas medidas anunciadas el día de ayer es que se va a aceptar la figura de la dación de pago en ciertos casos muy concretos. La dación de pago implica que, a cambio de la entrega de una vivienda sobre la que pende una ejecución hipotecaria se da por saldada la deuda.

El gobierno propone que, como se había pedido desde diversos colectivos, esta forma de extinción de los adeudos se haga efectiva, pero sólo para ciertas familias: aquellas por debajo del umbral de la pobreza, sin ingresos, con todos sus miembros en el paro y siempre y cuando la vivienda en cuestión sea su primera vivienda.

Además, las familias sometidas a este trance podrán vivir hasta por dos años en la vivienda embargada. Ese periodo se puede extender si la familia acuerda con el banco el pago de una cuota.

Sin embargo, el acogimiento de esta y otras medidas lanzadas por el gobierno, sólo será “voluntario”. Es decir: cada banco decide si las aplica o no…