Finanzas

Tarjetas de crédito: comisiones más habituales

Depositphotos_22059511_m

Aunque varían de tarjeta de tarjeta, lo cierto es que al saldo del dinero plástico lo engrosan una serie de comisiones. Es conveniente, para evitar sorpresas, saber por qué y cuánto se nos cobra antes de que figure en nuestra factura mensual.

¿Cuáles son las comisiones más habituales en una tarjeta de crédito?

Comisión por emisión, renovación, mantenimiento y copias adicionales
Se cobran desde que se crea la tarjeta, o cada vez que se emite una nueva edición por pérdida o ruptura. Su monto debe estar estipulado en el contrato, y cada vez que aumenten, debe existir una notificación clara al respecto, donde también se fije el plazo de renovación de la tarjeta (suele ser anual).

Comisión por retirada de efectivo y consultas en cajeros automáticos
Como las tarjetas están diseñadas para compras aplazadas, la disposición de efectivo tiene un costo sensiblemente más alto que en el caso de una tarjeta de débito.

Pero tampoco hay que resignarse a las sorpresas amargas. Al momento de disponer del dinero, el cajero debe avisar al cliente del monto de la comisión, pues varia dependiendo de la red de cajeros que se use, y del país en que se realice. Y tampoco hay que confiarse con la revisión del estado de cuenta: también ocasiona una comisión.

Tarjetas de crédito: comisiones más habituales (II)