Vivienda

¿Son una buena idea los mini pisos?

En situaciones como la actual, con un mercado que intenta pasar lo mejor posible esta crisis, es común que surjan propuestas como las de los mini pisos. Algunos las califican de productos marginales del mercado. Pero surgen, a la vez, preguntas… ¿valen la pena? ¿son una propuesta aplicable a mucha gente?

En primer lugar veamos de qué se trata. Con un mínimo de metros cuadrados, se intenta solucionar el problema inmobiliario de personas solas. Tal vez lo más pensable es que conviene más que nada al público joven, como primera vivienda. Tanto para alquiler como para venta, con ayudas más o menos importantes del gobierno o ayuntamientos locales, su presencia en el mercado es cada vez más notoria.

Desde el punto de vista arquitectónico las variantes son muchas. Locales readaptados para albergar estas pequeñas viviendas, con una calidad de construcción relativamente buena, en 30 metros cuadrados, más o menos, se intenta cubrir todas las necesidades. Muchos lo hacen de un modo creativo y exitoso, y otros no tanto.

Sin embargo, en la generalidad de los casos, el precio del metro cuadrado de estos mini pisos es excesivamente alto. Para eso basta compararlos con pisos de similar calidad constructiva y localización. Y este dato no es para nada menor. Es cierto que pueden ser una solución para algunos casos, pero también hay que mirar a futuro. Justamente, las personas más jóvenes son quienes tendrán en un corto a mediano plazo más necesidad de amplitud en la vivienda. Por lo tanto, considerar con realismo el valor de reventa es un punto clave.

Si bien las hipotecas que se pueden ofrecer para la compra de estos pisos parecen tener algunas consideraciones favorables, estamos hablando de un monto realmente importante. Según nuestro punto de vista, se paga un precio muy alto por un piso que tal vez sea difícil de vender con facilidad, planteo que, aconsejo necesario hacerse con realismo antes de tomar una decisión.

Por supuesto que nos referimos al caso general. Pueden haber, y las hay, situaciones en las que se trate de un buen negocio, y muy aplicables a un caso particular, aunque nuestro punto de vista sobre la propuesta es crítico.

Imagen: elpais.com