Vivienda

Sobre riesgos y consecuencias

Según la Organización de Consumidores y Usuarios, habrían unas 75 mil familias españolas que no estarían en condiciones de pagar las cuotas de sus hipotecas en el corto plazo. Es un hecho, no sé si la cifra es exacta, pero no debe estar muy lejos. Muchos datos revelan un aumento en la morosidad. Incluso algunos expertos auguran que a fines de 2009, la morosidad podría llegar a los dos dígitos.

El punto más opinable de las declaraciones, es que esas familias habrían contraídos deudas que no podían pagar, por impulso de los bancos. Y lo más critico: el gobierno debería implementar un plan de rescate. No quedó muy claro en que consistiría ese plan, ya que por otra parte pide a los bancos que negocien formas de pago con las familias deudoras.

Analicemos el primer punto, si la gente se endeudó en forma inocente, siguiendo la tentación que le produjeron los bancos. Cuando un banco presta dinero, asume un riesgo: que no se lo devuelvan. Para eso toma precauciones. Si no las tomó, seguramente perderá dinero. Pero es un problema del banco, si corrió un riesgo demasiado alto. Su ganancia o su pérdida, pero es del banco.

Lo mismo quien pide dinero para comprar una casa. Asume el riesgo de que si no puede pagar, pierde la casa. Simple. Si esa familia asumió el riesgo sin evaluar correctamente todas las variables, perderá. Nadie los obligó a pedir el dinero, por lo tanto, deben asumir las consecuencias. Por supuesto que las condiciones del mercado cambiaron en forma no prevista, pero asumamos que mucha gente con ingresos moderados o bajos, ha comprado a precios imposibles de altos. Ahí están la mayoría de los morosos.

No es el gobierno quien debe socorrer a los privados. Debió, seguramente, tener un control mayor, por lo que tal vez tenga una cuota de responsabilidad, pero no como para que todos los españoles tengamos que poner nuestro dinero por los riesgos ajenos.

Sí me parece importante que los bancos analicen cada caso, y busquen soluciones. Es por los compradores y por ellos mismos. Pero es su responsabilidad.

Imagen: lavozdegalicia.com