Vivienda

Siguen los suicidios ante la crisis

Moneyman in Debt

El drama de los suicidios por motivos económicos no da un respiro ni en navidad, y es que hoy se ha quitado la vida un hombre en la provincia de Málaga. La víctima, según fuentes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, era un vecino de la localidad malagueña de Ardales, tenía 47 años, estaba casado y tenía dos hijos y se encontraba agobiado por su situación económica. Al igual que uno de sus dos hijos y su mujer, el hombre ese encontraba en el paro desde hacía ya dos años, y no ha podido aguantar más la presión a pesar de haber logrado un acuerdo con el banco para evitar ser desahuciado.

El acuerdo al que había llegado la víctima con Unicaja, la entidad financiera con la que tenía la hipoteca de su hogar, pasaba porque la familia entregaba las llaves de su vivienda a la caja de ahorros a cambio de abonar un alquiler social. Los vecinos de Ardales se han concentrado frente a la sucursal bancaria de Unicaja en protesta por las políticas de desahucios, aunque la entidad ha afirmado que actualmente aplica una política especial de vigilancia que los tiene todos paralizados. En tan sólo dos días, se ha registrado otro suicidio en la provincia de Málaga, esta vez en la capital, tras recibir la víctima una carta de embargo del banco.

  • Costantino

    Lamentablemente, esto es el fenómeno social más trágico de los últimos tiempos en España y en Grecia. ¿Cómo puede una familia con sólo un salario de 500 euros, si tienen que pagar 400 euros para la electricidad? ¿Cómo puede vivir una familia con 100 euros pagando enormes impuestos, con los niños que están estudiando? La desesperación aquí es enorme en todas las personas. La única solución es cambiar las políticas que hemos acabado en este lugar. Nos no nuestra Europa se convierten en la Europa de los bancos, pero la Europa de la justicia, la prosperidad y los derechos humanos. Para nosotros, el pueblo del sur de Europa una enorme obligación. Porque todo empieza aquí, y todo termina aquí.Mi mayor solidaridad a las familias de España que sufren como nosotros. Espero que el futuro será mejor que hoy, para nosotros, pero sobre todo para nuestros hijos.