Economía

Seguros de vivienda: lo que hay que saber

Depositphotos_7890536_m

La mayoría de nosotros cree que un seguro de vivienda es un requisito que sólo debe cumplirse cuando tenemos un piso o una casa hipotecados, pero no es así. De la misma manera que las incidencias que pueden ocurrir en nuestro hogar a lo largo de la vida son diversas, también los seguros que protegen nuestro patrimonio nos ofrecen diversas opciones de cobertura. La mejor opción, como siempre, es la mejor informada.

¿Qué es lo que hay que saber antes de contratar un seguro?

La cobertura. Cada seguro opera sobre el supuesto de alguna incidencia: desde un accidente eléctrico hasta pérdidas totales. Dependiendo de su diseño y de su precio, cada producto nos devuelve una parte del valor de nuestro patrimonio. Es ahí donde se toma la primera gran decisión sobre un seguro de vivienda: entre mayor el precio, mayor la cobertura, mayor la tranquilidad.

Por ejemplo: el Seguro Ocaso Hogar Confort es un seguro de vivienda que nos protege en el caso de un hundimiento de la vivienda por obras ajenas, algo que se ha vuelto muy común.

La relación con tu vivienda. No todos los seguros se justifican por la relación hogar. Es un error no contratar un seguro porque la vivienda que habitamos es alquilada o porque nuestra vivienda está destinada al alquiler: dentro de esas cuatro paredes hay bienes que son un patrimonio que se puede ver dañado por incidencias de toda índole, y al alquilar una vivienda se asume un riesgo nuevo.

Existen en el mercado diversos productos que cubren sólo el patrimonio dentro de la vivienda (muebles, propiedades, valores…) cuando el titular vive en una vivienda alquilada.

Un seguro, como el Ocaso Hogar Alquiler cubre la vivienda que alquilamos contra actos de vandalismo causados por el inquilino y todas las situaciones relacionadas con la propiedad y el alquiler de la vivienda, incluyendo los juicios de desahucio por falta de pago y la reclamación de las rentas impagadas.