Euríbor

REUNIFICACION DE PRÉSTAMOS

Seguro que estamos hartos de oir y ver anuncios de reunificación de préstamos como si esto fuera la solución a nuestros problemas económicos y, no digo que no pueda serlo, pero depende en gran medida de la situación de aquel que lo solicite, además se han de tener en cuenta una serie de factores y condiciones que pueden no resultar tan atractivos.

La reunificación de préstamos consiste, como ya sabemos, en unir todos los préstamos (ya sean hipotecas de vivienda, préstamos por la compra de un automovil, o cualquier otro tipo de créditos concedidos) y pagar una sola cuota al mes en lugar de dos, tres o las que estuviera pagando.

Las ventajas de esta reunificación están muy claras para las familias que más ahogadas se ven para llegar a fin de mes, ya que la cuota mensual a pagar se puede ver notablemente reducida (más de un 50% en algunos casos), lo que hace que podamos disponer cada mes de un dinero que antes dedicábamos al pago de dichas cuotas, por tanto el beneficio a corto plazo es palpable para todos.

En cuanto a las desventajas de esta práctica, la primera y más obvia es que, si cada mes pagamos menos, la vida del préstamo se va a hacer más extensa, esto es, vamos a tener que pagar durante más tiempo y, en función de cuánto sea ese tiempo, podemos incluso llegar a pagar más en concepto de intereses que en el propio importe del préstamo.

Otra desventaja son las comisiones y gastos de gestión que toda modificación de un préstamo, cancelación y apertura de otro nuevo conlleva.

Además de esto, si la reunificación la hacemos a través de una empresa no bancaraia, dichas entidades intermediarias también deben sacar un beneficio por el servicio prestado, beneficio que, naturalmente, sale del bolsillo del prestatario. Por ello, en este punto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), recomienda consultar antes con nuestra entidad bancaria las condiciones que nos ofrecen para llevar a cabo la reunificación y sopesar las ventajas e inconvenientes que cada entidad nos proporcione.

El protagonismo que esta práctia está tomando en los últimos tiempos ha llevado al Banco de España a recomendar a los usuarios fijarse detenidamente en todos los puntos de la reunificación, hacer cálculos y ver, en cada caso, si conviene o no realizarla.

Los principales factores a tener en cuenta son el tipo de interés que se nos ofrezca, el plazo durante el cual vamos a tener que estar pagando y el gasto total de la operación, esto es, el importe en concepto de comisiones, costes de gestión, etc. que la reunificación nos vaya a suponer.

  Mar Criado

Etiquetas: