Finanzas

Repsol contraataca

Fuel calc

Tras aprobarse en el Congreso Argentino el decreto por el cual aquel país se hace con el 51% de las acciones de YPF que correspondían a la multinacional española, tras declarar a la petrolera de “utilidad pública”, Repsol contraataca, y sus servicios jurídicos ya preparan una demanda.

La trama va a desenvolverse así: Repsol va a denunciar a Argentina ante la Corte de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) en la ciudad de Washington, Estados Unidos. En su demanda, la española va a evocar el Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI).

Se trata de un acuerdo bilateral para proteger los intereses de los inversores españoles, firmado en 1991 entre Argentina y España, vigente a la fecha.

El proceso legal podría toma un mínimo de seis meses, y se activaría en cuanto la compañía presidida por Antonio Brufau remita una carta al Gobierno argentino en donde detalle sus reivindicaciones e informe de su intención de acudir al tribunal. Este proceso es independiente del de expropiación, por el que Repsol ya reclama el precio justo de las acciones expropiadas (un mínimo de 8.000 millones de euros), e  indemnizaciones en la medida de  los daños causados.

El Gobierno Argentino ya ha adelantado que no va a pagar la suma pretendida por Repsol a cuenta de las acciones expropiadas, alegando la fuerte deuda de la petrolera argentina, costes ambientales y el flujo de dividendos ya liquidado.

No va a ser un proceso sencillo, si se considera que Argentina tiene 49 reclamaciones abiertas en la Corte de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, lo que le convierte en el país con más casos abiertos de este tipo.