Guías prácticas

Renta variable: una buena opción para particulares

Account balance

La inestabilidad de los mercados europeos, el – casi – colapso en los Estados Unidos, el miedo a una nueva recesión, y otros factores asociados con la crisis desalentan a los pequeños ahorradores a invertir.

Productos financieros de duración breve, a pesar de que ofrecen ciertas garantías, dan muy poca rentabilidad, y productos a muchos años, aunque más rentables, pueden resultar inestables, sobre todo en el tipo de interés. ¿No es, entonces un buen momento para que los particulares inviertan?

Renta variable: una inversión con muchas posibilidades

La clave está en encontrar un producto que ofrezca un periodo de tiempo adecuado y que haya demostrado, en los últimos años, una gran estabilidad: la renta variable a 10 años.

La Renta Fija de los Gobiernos ya no es un tipo de inversión rentable, ya que no ofrece beneficios suficientes como para considerarla un proyecto atractivo. Sin embargo, la renta variable a 10 años, ha demostrado ser un producto financiero estable y poco influenciable por la fluctuaciones del mercado, pero que da interesantes beneficios a los inversores.

Una de las principales ventajas de la renta variable es la tranquilidad, el inversor no tiene que preocuparse por qué pasa día a día en el mercado, que las cifras suban o bajen no influirá en la inversión, ya que es el resultado final el que importa.

Gesconsult Renta Variable Española

El los últimos 10 años, la renta variable se ha revelado como el activo más interesante, ya que ha demostrado su rentabilidad, a pesar de la situación financiera de los mercados. Según diversos estudios llevados a cabo por Gesconsult, está previsto que en los próximos años la Renta Variable Gesconsult crezca casi un 50%.

Desde Gesconsult animan a la inversión en Renta Variable Española, y es creen que la clave para que los particulares inviertan está en el asesoramiento personalizado para que cada cliente consiga los resultados que busca.