Economía

Renta fija y monetarios: golpeados por el Euribor

euro banknotes

No todos los efectos de la rebaja del Euribor son positivos. Si bien desde la prensa y el Gobierno no para de repetirse la cantinela de que la bajada de los tipos de interés sobre las hipotecas es benéfico para muchas familias, y que el respiro que la rebaja de su deuda inmobiliaria va a tener un efecto positivo en la economía, se olvida que el Euribor es algo más que un tasador de hipotecas.

Así como el índice se utiliza para el cálculo de los intereses de la mayoría de las hipotecas, el Euribor también juega un papel importante en diversos fondos de inversión, afectados por los bajos intereses sumados a las comisiones que los inversores pagan por la administración de sus capitales.

Un 10% de los productos de inversión en España están sujetos a la evolución del Euribor. En particular, los fondos monetarios y la renta fija son dos de los productos más afectados por esta rebaja. El efecto negativo sobre su valorización y rentabilidad no tiene previsiones de terminar a corto plazo, si consideramos además que el BCE no tiene intención de revisar al alza los tipos de interés interbancario hasta el 2013.

De manera que, al menos por un año, el Euribor seguirá a la baja. Actualmente su valor está rozando el 1,5%.

¿La recomendación? Retirarse de renta fija y fondos monetarios, y de todo valor asociado al Euribor, en tanto el índice no muestre un poco más de solidez.