Finanzas

Renegocia tu hipoteca: la novación

Cuando las condiciones económicas han cambiado con la violencia de los últimos meses (en que pasamos de un euribor de casi el 6% a uno apenas por encima del 3%, y una devaluación el preso de las viviendas que ha llevado a muchos a pagar por sus casas más de lo que valen), no hay que cruzar los brazos y es preciso insistir ante nuestro banco en la necesidad inaplazable de una renegociación hipotecaria, que modifique los intereses, la manera de pagarlos y los plazos de la hipoteca misma.

El problema para renegociar una hipoteca: es preciso gastar dinero en trámites, sellados, escrituras y otros documentos.

La solución: la novación
Un trámite que, bien conducido, sólo precisa de un contrato entre el banco y el cliente, sin grandes gastos ni trámites, siempre que no se desee un traspaso de tipo variable a fijo.

¿En qué consiste la novación?
Se trata, esencialmente, de un contrato donde el banco y el titular de la hipoteca asientan las nuevas bases del pago de una hipoteca.

¿Qué puedo modificar a través de la novación?

  1. El interés de la hipoteca
  2. El monto de la hipoteca (si es necesario añadir más capital)
  3. El plazo de pago (ampliando la vida de la misma para reducir las mensualidades)
  4. La titularidad de la hipoteca (cuando es necesario suprimir a uno de los titulares, por muerte o separación)

¿Puedo cambiar mi hipoteca de tipo variable a fijo mediante la novación?
Sí, pero será necesario pagar los trámites de una nueva escritura, que en todo caso son mucho menores que los de una subrogación.

Fuente | Actibva

Imagen | Zoozuu