Economía

Reino Unido no quiere pagar su cuota a la Unión Europea

Deuda Reino Unido

Ser miembro de la Unión Europea, supone una responsabilidad solidaria para con los demás países que forman parte de la organización. Sin embargo, a la hora de pagar, no siempre nos ponemos todos de acuerdo.

De hecho, la última polémica en el seno del gobierno común la ha armado Reino Unido, que no está de acuerdo con la cuota que le sale a pagar en el reparto de fondos europeos. En total, ésta asciende a 2.000 millones de euros, los cuales dice no entender de dónde salen, y considera completamente excesivos.

Hay que tener en cuenta que pese a que España lleva ya muchos años dentro de la Unión Europea, ya que pasó a formar parte de ella en 1986, aún no ha tenido que ser uno de los socios que pague, sino que nos mantenemos como receptores de dinero. Esto se debe fundamentalmente a que aún siendo uno de los países más grandes, y aún con muchas regiones desarrolladas que deberían ser contribuidoras, mantenemos todavía problemas estructurales de base. Entre ellos, regiones mucho más pobres que la media europea, y un desempleo brutal. Pero a Reino Unido le toca pagar prácticamente desde siempre, y en un año de crisis como éste, sus finanzas le exigen derecho a réplica.

Más aún, si sumamos a todo este asunto de la cifra millonaria que la Unión Europea le exige como socio a Reino Unido, el hecho de que hay cada vez más partidarios de dejar a Europa de lado, y salirse de los acuerdos firmados, creo que la cosa podría escapársenos de las manos. Es cierto que formar parte de Europa tiene muchas ventajas, pero no lo es menos que el discurso de la austeridad, y los gastos desmedidos han lapidado buena parte de presupuestos que a quién los aporta, no le salen ni mucho menos gratis. Quizás toca repensar Europa.