EconomíaFinanzas

Recta final a la amnistía fiscal

fraudes

Mañana día 30 de noviembre acaba el plazo para acogerse a la amnistía fiscal que puso en marcha el Gobierno el pasado 30 de marzo, una polémica medida que se enmarca dentro de un conjunto de políticas que van destinadas a la lucha contra el fraude fiscal. En concreto, la amnistía que propuso el gobierno hace ya ocho meses fija un gravamen específico del 10% de atracción de rentas no declaradas por contribuyentes del IRPF, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre la Renta de no Residentes. También fija un tipo del 8% para los dividendos o participaciones en beneficios de fuente extranjera derivados de la misma fuente que se repatríen hasta el 31 de diciembre de 2012.

En su momento, Cristóbal Montoro, máximo titular del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, alegaba que mediante esta medida se esperaban recaudar 2.500 millones procedentes de la economía sumergida. Muchas fueron las voces críticas, al entender que la cantidad era excesiva. Finalmente parece que efectivamente, durante sus cuatro primeros meses en funcionamiento, la amnistía fiscal aportó a las arcas del Estado un total de 50,4 millones de euros, lo que significa, en términos porcentuales, tan sólo un 2% del objetivo marcado por Hacienda.

Habrá que esperar a los resultados de los últimos meses de funcionamiento de esta medida: Cristóbal Montoro ya advirtió que con alta probabilidad los ciudadanos se sumarían a esta iniciativa en el último momento. Desde el Ministerio de Hacienda explican que efectivamente, en estas últimas semanas ha habido un importante incremento de peticiones de información acerca de la medida del gobierno. ¿Creéis que muchos se sumarán a última hora, o consideráis que esta medida ha sido un rotundo fracaso del gobierno?