Euríbor

Rato deja Bankia

RODRIGO RATO DIMITE AL FRENTE DE BFA-BANKIA

Bankia, la supercaja, agoniza, y en otro capítulo de su ya largo padecimiento, el que se quería como buque insignia de una nueva y renovada banca española, ha cambiado de capitán: el economista español de viejo cuño, bendecido con una presidencia del FMI, Rodrigo Rato, deja el timón.

Aunque en su momento llovieron las alabanzas a la decisión de colocar al frente de este bancos de bancos a un ex vicepresidente económico, ahora se ve la designación de Rato como otro de los clavos que ha ido cerrando el ataúd de Bankia. Se le echa en cara su carácter más político que económico, y su perfil de financiero de mediano peso, incapaz de orquestar las acciones que eran necesarias para salvar la nave.

Entre las decisiones que se juzgan torpes en la gestión de Rato está su incapacidad para alejar a Bankia de los activos tóxicos del ladrillo: debido a compromisos políticos, fusione a la nueva entidad con Bancaja y otras cajas muy expuestas a los activos inmobiliarios. Si bien en todos los casos se trato de cajas pequeñas, su sola presencia puso en alerta a los inversores y complicó la gestión de Bankia.

Por estas fusiones, Bankia heredó una cartera de créditos problemáticos y activos adjudicados por valor de 31.800 millones de euros. La crisis, un consejo de bajo perfil e inexperiencia, falta de tiempo para reducir costes, los errores de Bruselas y las tibias reformas financieras del PSOE y del PP han hecho el resto.

Irónicamente, ha sido un informe del FMI sobre Bankia el que ha señalado la puerta abierta de Bankia al ex presidente del Fondo.