Finanzas

¿Quieres un crédito? No lo pidas

No Credit Symbol

Ante la reforma financiera emprendida por el gobierno de Mariano Rajoy, que tomará por lo menos un año y cuatro meses en revelar sus alcances, hay algo que está claro: la reactivación del flujo de crédito hacia las familias y las empresas no va a ocurrir en este 2012.

Ante esa perspectiva, aquellos que acudan a las instituciones bancarias se encontrarán una reducida oferta crediticia, más cara y con condiciones más duras.

Diversos estudios desde el interior del sistema financiero indican que no sólo se conceden menos créditos (el gobierno estima que la oferta crediticia se va a reducir en un 10% a lo largo del 2012), además recalcan que menos particulares y empresas los solicitan.

Ante este horizonte: ¿Qué es lo que alguien necesitado de crédito debe hacer?

Los expertos no dudan en responder “No pida crédito”.

Una sugerencia que difícilmente hallaremos en un curso de economía, pero qué se basa en a)esa dificultad con la que la banca está soltando recursos y b)la necesidad que esa misma banca tiene de captar pasivos y rentabilidad, que la hará buscar otras vías.

La recomendación de no solicitar crédito se basa, pues, en que el banco no lo va a conceder, y esa negativa puede sumarse al historial crediticio, y ser argumento para que otras instituciones también nieguen el crédito. Cada no es un punto menos.

De manera que si como particular o empresa tenemos deudas o características que pueden irnos en contra al momento de pedir un crédito, y en este momento en particular, lo repetimos: mejor no pedirlo.