Euríbor

¿Quién engaña a Hacienda?

Depositphotos_14486783_xs

Desde el principio de esta legislatura, el gobierno del Partido Popular (PP) ha querido transmitir a la ciudadanía el mensaje de que la lucha contra el fraude fiscal es una prioridad para el ejecutivo. El punto hasta el cual ese mensaje ha calado en la sociedad no lo sabemos, y más aún con lo acaecido en los últimos días en el entorno del PP con la supuesta trama de financiación ilegal destapada por el ex-tesorero del partido, Luis Bárcenas, a través de varios medios de comunicación.

El caso es que la semana pasada el presidente de los técnicos de Hacienda (Gestha), el señor Carlos Cruzado, argumentaba que la sociedad española debe dejar de pensar que gran parte del fraude al fisco proviene de pequeñas y medianas empresas y de pequeños autónomos. Las palabras de Cruzado presuponen que los españoles creemos que son los que menos tienen los que más engañan. A esto tenemos que concluir que, a menos que el señor Cruzado viva en una galaxia paralela, no entendemos cómo llega a la conclusión (o quién le ha debido informar) de que existe tal juicio en la sociedad española. Sólo hay que poner el ejemplo del señor Bárcenas, con una fortuna de 47 millones de euros en cuentas suizas. ¿Qué pequeño empresario podría defraudar tales cantidades de dinero si no lo tiene?

Cruzado ha realizado estas declaraciones en un curso de verano organizado por la Universidad de Santiago de Compostela sobre lucha contra en fraude fiscal, donde ha intentado convencer de por qué la lucha contra este delito es tan sumamente importante para la política económica, y es que según las cifras que maneja el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, la economía sumergida podría mover un valor de 90.000 millones de euros, entre un 20 y un 25% del producto interior bruto (PIB), lo cual nos convierte en líderes europeos en la materia, al nivel de Grecia y otros países recién incorporados a la Unión.

¿Dónde hay que inspeccionar y cuál es la génesis del problema del engaño al fisco? Cruzado ha asegurado que, a pesar de lo que la gente cree (esto, claro está, según sus propio criterio), más del 70% del fraude al fisco viene de “patrimonios altos y grandes empresas”. Nos pinchan y no nos sale sangre: estas afirmaciones son de una obviedad fulminante, como hemos dicho antes. Pensadlo vosotros: suponed que queréis engañar a Hacienda. ¿Cuánto dinero podríais ocultar? De 100 a 47 millones de euros, seguramente nos quedamos más cerca de la primera cifra.

¿Cómo creéis que se puede luchar contra esta modalidad de fraude fiscal? ¿Creéis que parte del problema de que las grandes fortunas evadan impuestos está en el elevado impuesto sobre el patrimonio?

Etiquetas: