Euríbor

Primera ‘serie on-line’ para vender pisos

Depositphotos_3376696_m

La creciente necesidad de aumentar la venta de pisos y la ralentización en el ritmo de compra está provocando que, tanto inmobiliarias como particulares, recurran a nuevos soportes para promover las ventas o dar a conocer sus promociones a los interesados en adquirir una vivienda. Con este fin, la inmobiliaria Zapata ha lanzado una miniserie que se emitirá en una página de Internet con el fin de promover la demanda de vivienda. Según publica este miércoles Europa Press, la serie narra tramas y situaciones de personas, fundamentalmente jóvenes, que concluyen en la necesidad de contar con un piso propio. Así, la “primera serie inmobiliaria”, tal como la define la promotora, narrará las peripecias de ‘los independizator’, y se difundirá los lunes a través de la página de Internet ‘quierounpiso.com’.

Con esta novedosa campaña, Zapata persigue reforzar la iniciativa comercial que ha lanzado y con la que además acude al Salón inmobiliario Low Cost que se celebra este fin de semana en Madrid. En virtud de esta promoción, la empresa ofrece viviendas en el PAU de Vallecas de Madrid con una financiación que se asemeja al pago de un alquiler, dado que el comprador  podrá acceder al piso mediante el abono de un importe de 600 euros mensuales. La promoción no exige pagar una cantidad en concepto de entrada y financia el 100 por cien de la vivienda.

Forman parte de esta promoción comercial pisos de un dormitorio con trastero y dos plazas de garaje, instalaciones comunitarias con zonas verdes, piscina y ‘wifi’. Con esta iniciativa, Zapata persigue “proporcionar, sobre todo a los jóvenes, un cauce que les ayude a conseguir una vivienda en propiedad por un precio similar al de un alquiler”. La empresa asegura que esta promoción registró una favorable acogida en distintos foros inmobiliarios en los que acudió recientemente. La compañía introduce así un nuevo canal de promoción inmobiliaria en una coyuntura de parón en la compraventa de pisos, y un ‘stock’de pisos sin vender que, según las distintas fuentes, asciende a un millón de unidades.