Finanzas

Préstamos de capital privado: a leer la letra pequeña

Esta semana, en Murcia, un grupo de familias ha perdido sus viviendas debido a préstamos que no pudieron pagar y sobre los que pusieron como garantía sus inmubeles. Contrataron con empresas de crédito rápido. En un caso en concreto el préstamo era por 9.000 euros, y para recuperarlo la financiera embargó una propiedad con un valor por 210.000 euros.

¿Cómo puede ocurrir algo así?

Ante el endurecimiento de las condiciones y costos de un crédito bancario, a muchas familias no les está quedando otra alternativa que recurrir a las empresas de crédito rápido. Una solución que, la mayor parte de las veces, es peor que el mal mismo.

Los créditos rápidos son financiados por empresas de capital privado, que no están sometidas a la legislación bancaria. A cambio de obviar algunas de las garantías que los bancos solicitan para conceder un crédito (domicialización de nóminas, contratación de seguros, estar fuera de registros de morosidad…) conceden créditos a altos intereses tomando viviendas como garantía.

El problema sobreviene cuando el cliente descubre que el crédito rápido oculta numerosas comisiones y cláusulas que terminar por elevar el costo de crédito a níveles ináuditos. Como están fuera del sistema bancario, las protección legal del deudor es nula, ineficiente o lenta.

Mucho cuidado, si se acude a una empresa de crédito rápido, con la letra pequeña del contrato.

Fuente | Prestamos Pérsonales

Imagen | Abanfin

  • http://www.capitalcredi.host56.com/ Edgar

    A partir del pasado 1 de abril de 2009, ha entrado en vigencia una nueva Ley que regula a las personas físicas y empresas que se dedican a dar préstamos de capital privado y también a los intermediarios financieros que se dedican a hacer reunificaciones de deudas. Entre otras cosas estable que los usuarios deberán ser bien informados a través de una oferta vinculante y que tendrán 14 días para desistir del contrato. Esto trae una mayor transparencia al sector.