Economía

Préstamo al constructor

Building of bank and the safe, abstract design

Ya los tenemos aquí, la “troika” de nuevo de visita por España. La banca, como la mujer del Cesar, no solo tiene que ser decente sino que parecerlo, y así a la banca Española le conviene dejar fuera de toda duda que su objetivo principal sigue siendo reducir su riesgo inmobiliario. Pero al mismo tiempo, estas entidades reivindican su derecho a volver a prestar dinero, incluso a promotores, cuando se trate de proyectos solventes y con una rentabilidad que resulte atractiva como no podía ser menos para la entidad.

En este sentido tenemos al Banco de Sabadell, que ha financiado más de veinte promociones en solares ajenos a su balance, y tiene en marcha la edificación de casi 1700 casas en suelos perteneciente a su cartera. Fuentes de esta entidad bancaria argumentan que los créditos se están concediendo con ciertas condiciones. “En primer lugar, nos hacemos una pregunta: si ese suelo fuera del banco, ¿edificaríamos sobre él? Si la respuesta es afirmativa, estudiamos la propuesta” asegura la entidad catalana.

Banco de Sabadell no exige ningún nivel de ventas cerradas o confirmadas, pero el promotor tiene que contribuir o aportar con al menos el 30% del coste de la promoción, cosa que no ocurría durante la llamada “burbuja inmobiliaria” en la que se podía ser promotor sin arriesgar absolutamente nada.
Añaden fuentes de esta entidad catalana que ellos garantizan un control sobre todos los ingresos y gastos de la promoción. De forma, que al dinero que recibe el promotor de los compradores le otorgamos un aval bancario que garantiza que el destino de esos fondos será pagar la construcción de las casas”. Además, Banco de Sabadell controla que “el promotor paga a sus proveedores en plazo establecido. Con esta actitud Banco de Sabadell no se limita sólo a financiar, sino que se mete en el entresijo del proyecto.