Economía

Descenso en el precio no significa mayor consumo de electicidad

electricidad

Los primeros seis meses han sido “movidos” en el sector eléctrico. A raíz de las sospechas de manipulación en las subastas, a las que se presentó recurso, el precio de la luz sufrió varias modificaciones en el momento de la factura.

La primera fue una subida propiciada por el Gobierno, con un porcentaje del 2%, muy inferior a acordado por las eléctricas, la siguiente fue un ahorro para familias y consumidores con las volumen de gasto energético, aunque la más famosa y estable fue la que comenzó en abril, con la tarifa horaria y el inicio de la utilización de los contadores por horas.

A pesar de todos estos cambios, y de que los estudios mensuales y trimestrales indican que el precio del kw es menor que hace unos meses, los datos de consumo reflejan que las familias demandan en electricidad.

Se gasta menos luz

En la comparativa anual, las familias consumieron un 1.2% menos de electricidad durante el semestre enero-junio 2014 que durante el mismo periodo del año 2013. Sin embargo, y si se compara con el semestre anterior los datos son positivos y me puede apreciar una mínima subida del consumo en un 0.1%.

La sorpresa la ha dado el último mes de la serie, junio, cuando repentinamente se ha producido un ligero aumento en la demanda intermensual de luz, que llevaba ya cinco meses consecutivos de bajadas.

Las energías renovables de capa caída

Se podría pensar que las eléctricas han sido las perjudicadas en este descenso, pero, lo cierto es que más bien, han salido beneficiadas, pues las pérdidas en la demanda las han visto compensadas con la menor producción de las centrales eólicas. Los recortes en subvenciones a este colectivo han dado la puntilla a un sector aun en ciernes y que, hace no demasiado, se consideraba como promotor de las energías limpias.