Empresas

¿Por qué tus empleados no respetan las reglas?

construction sign

No son pocas las veces que, en negocios de toda índole, nos encontramos con empleados que no respetan las reglas. ¿Has ido alguna vez en un vuelo de lowcost donde se ha dejado bien claro que las bebidas se pagan? Seguramente te ha ocurrido que la tripulación amenazó con volver a cobrarte por lo que había bebido, y no lo hizo…

¿Has ido a un negocio y apenas atenderte, el empleado te ha dicho que cuentan con una oferta especial de la que no te pueden hablar? Y luego te han animado a pedir ese descuento pues “se supone que te lo debemos dar si lo pides, pero ¿cómo vas a pedirlo si no sabes de él?”.

Hay muchos otros ejemplos de reglas que los empleados no respetan: limitar las bolsas en el supermercado, las servilletas en el café, sólo permitir a los clientes el uso de baño…

¿Estas desobediencias son una muestra de que estuvimos atendidos por malos empleados? En realidad, no: como consumidores, quedamos encantados con estos trabajadores que han demostrado tener criterio al darnos un servicio.

¿Y como empresarios, qué nos hace pensar este comportamiento? Que nuestros empleados también se deben tomar esas libertades.

¿Y qué podemos aprender, como empleados y empresarios, de personas que trabajan de este modo? Algo muy sencillo y vital para las vida empresarial y laboral: las reglas estúpidas no funcionan. Una máxima de curso de management.

No importa los castigos o sanciones que se impongan alrededor de una política emprearial: si es estúpida, no será respetada, pues su sólo cumplimiento atenta contra la concesión de los objetivos del negocio.