Empresas

¿Por qué los clientes no te elijen?

Salesman and buyer  at  counter

Son tiempos de dura competitividad, y los clientes son el valor activo más importante de todos. Y si quieres que tus productos y servicios lleguen a donde quieres que lleguen, y percibas lo que mereces por ellos, tienes que batir a la competencia. Para tomar sus clientes hay una regla esencial: debes ver las cosas con los ojos de tu cliente.

Si quieres llegar a la excelencia, toma alguno de los cursos para empresarios que hay disponibles en el mercado, y afila tus habilidades comerciales.

1. El cambio es difícil. Los clientes son animales de costumbres. Les cuesta trabajo cambiar de proveedores, aunque se encuentren insatisfechos con los que reciben de ellos. Se resistirán a cambiar de productos y servicios, aunque lo que tú ofrezcas sea mejor. El cliente asume que hay demasiados inconvenientes en pasar de una empresa a otra: costos, esperas, pérdidas, nuevos hábitos…

2. Relaciones profundas. El problema es que clientes y proveedores adquieren con el paso del tiempo relaciones profundas. Son relaciones que no se forjan entre individuos, sino entre instituciones. No basta la decisión de una persona para que toda la infraestructura se mueva.

3. La infidelidad. De esa manera, si intentas convencer a un cliente de que te elija en lugar de su proveedor habitual, lo verá como una invitación a una traición.

4. Los contratiempos. Si tu cliente tiene problemas con su proveedor, es probable que vea esa falta de calidad en los servicios y productos como una fase temporal. Asumirá que su proveedor y él deben remontar esa etapa, que ambos trabajan juntos. Los clientes tratan a sus proveedores de la manera en que les gustaría ser tratados.