Economía

¿Por qué el PIB no tiene sentido para medir la evolución económica?

businessman

Hay conceptos en el mundo de la economía que se han utilizado siempre del mismo modo, y se han constituido como variables con las que medir de forma segura la evolución económica en distintos países por igual.

Sin embargo, los cambios sociales, los cambios demográficos y muchas otras variables están haciendo que se descoloquen las bases de algunos de ellos, y muchos expertos creen que cada día tiene menos sentido utilizar el PIB como un valor irrefutable para entender la economía de un país. Hoy en Euríbor queremos contarte por qué.

Hasta hace no mucho tiempo, la mayoría de países desarrollados crecían al mismo ritmo en cuanto al total de población. Sin embargo, a día de hoy las diferencias son mayores entre ellos. Así por ejemplo tenemos a España, del lado de los que se encoge en cuanto a número total de habitantes; pero a Francia o a EE.UU que siguen ganando población año a año. Y es precisamente esa diferencia la que le quita valor al PIB. Si un país no crece en cuanto a población, pero sí lo hace su PIB, es cierto que su crecimiento económico es positivo. Pero si ese mismo país crece, y el PIB lo hace en menor medida, ya no hablaríamos de una situación positiva. Lo mismo ocurre con un país que crece en cuanto a población, pero decrece en riqueza, que estaría en peor situación que otro homólogo con datos más positivos.

Precisamente porque la población tiene un peso fundamental en cómo se reparte la riqueza, para los expertos el PIB empieza a ser una variable con errores, y se está tendiendo a preferir el PIB per cápita. De ese modo, se puede estimar si esa riqueza de verdad está repartida cómo debería entre la población o si la suma es enorme como para hacernos pensar que se trata de un país pujante, pero tiene también una población gigantesca que a la hora de repartir no salen las cuentas.