Vivienda

Plusvalías por ventas de vivienda y exenciones para mayores de 65 años

Plusvalía

La nueva reforma fiscal ha cambiado muchas cosas. Muchas de las cuáles apenas nos hemos dado cuenta. De hecho, la mayoría de los ciudadanos las sabrán en cuanto les ocurran a ellos. Precisamente sobre cómo afectará a la renta el tema de la vivienda hemos hablado bastante estos días. Hemos visto como las deducciones del alquiler para los inquilinos se eliminan, se mantienen las de los propietarios, y al mismo tiempo como la venta de propiedades también estará penalizada. Y mucho. Pero en el caso de los mayores de 65 años que inviertan en rentas vitalicias, habrá exenciones.

Es precisamente bajo la tesis de las exenciones fiscales para los mayores de 65 años que inviertan el dinero de la venta de una vivienda de su propiedad en un máximo de 250.000 euros que se esconde algo no tan positivo. De hecho, aunque ellos no pagarán ni un euro de impuestos de plusvalías en caso de que quieran asegurarse una renta asociada a la pensión en uno de los productos que ofrecen los bancos, los demás contribuyentes pagarán alto ese precio. Las plusvalías por venta de propiedades con la reforma fiscal se disparan.

De hecho, las ventas de propiedades habría que acelerarlas al 2014, porque a partir del 1 de enero de 2015, a no ser que se encaje en el colectivo de los mayores de 65 años y se opte a dicho producto, la cuenta a pagarle a Hacienda en el IRPF sufre un brutal incremento. Si ponemos un ejemplo extremo, de propiedades compradas hace años, tenemos que un piso adquirido en 1974 por 12.000 euros, y vendido en 2014 o 2015 por 200.000 pasaría de pagar este año 10.869 euros. El que viene, la cuenta asciende a 43.995 euros.

La brutal diferencia se explica porque con la reforma fiscal dejan de tenerse en cuenta conceptos como el de la inflación o los coeficientes de abatimiento.