Finanzas

Las pérdidas del banco malo superan las expectativas

banco malo

El “banco malo” se creó con la intención de librar al resto de las entidades bancarias españolas del parqué inmobiliario que amenazaba con hundir aun más una debilitada economía. Hace un año, cuando se creó, ya se sabía que en este banco recaería el peso de los inmuebles con más riesgo y que, por lo tanto, las pérdidas eran una realidad.

Sin embargo, el balance anual del Sareb ha ido más allá de las expectativas y ha registrado unas pérdidas cinco veces superiores a lo esperado.

261 millones en negativo en las cuentas

Los datos sobre el banco malo han sido muy claros y han reflejado la realidad de una entidad creada para cargar con el peso de la crisis, ya cuando se creó en 2013 se esperaba una cifra en negativo de entre cuarenta y cincuenta millones, pero una vez cerradas las cuentas del primer año, el número ha aumentado de forma considerable hasta superar los 260 millones de euros en el debe.

Entre los objetivos de la entidad, sin embargo no se encuentra pedir ayuda al estado para sanear las deudas, sino buscar otras fórmulas que permitan nuevas formas de financiación.

La morosidad, principal motivo

Entre los medios para conseguir que el banco malo fuera un producto rentable, se encontraba la oportunidad de ofrecer bienes inmuebles con un descuento de hasta el 45% y una mayor facilidad para que los usuarios pudiera acceder a un crédito que permitiera liberar el gran stock de viviendas.

Sin embargo, la entidad ha indicado que uno de los principales motivos para que las cuentas hayan dado un número negativo tan alto es, precisamente, la alta morosidad de los clientes.

El objetivo, en cualquier caso, sigue siendo liberar el saturado mercado inmobiliario, lo que consideran la mejor forma de resolver el problema de financiación del banco malo.