Vivienda

Penalización en el IRPF por venta de propiedades inmobiliarias en 2015

vivienda

La famosa reforma fiscal, esa que supuestamente nos iba a beneficiar a los contribuyentes y haría que pagásemos menos impuesto no es ni la mitad de maravillosa de lo que la mayoría se esperaba. De hecho, ha resultado ser un fracaso en muchos sentidos, porque a muchos nos saldrá a pagar una cuenta aún mayor. Entre las indemnizaciones por despido que pasarán a tributar, la eliminación de los primeros 1500 euros de ganancias en bolsa exentos, y la no deducción de los alquileres, son muchos los contribuyentes que empiezan a ver las desventajas antes de que entre en vigor la norma. Y aunque se habla menos del tema, la reforma fiscal afectará también a los que quieran vender su vivienda en 2015.

Una calculadora de la web de Cinco Días te permite hacer el cálculo de cuánto te imputarán a la base de ganancias ahora, y cómo cambia con respecto al próximo 2015. Y la verdad es que en ciertos casos obtenemos sumas de dinero brutales que hacen que la venta en 2014 sea la mejor de las opciones. La diferencia entre uno y otro año se produce porque la reforma fiscal recién discutida elimina tres valores que hacían reducir la base de cotización de la plusvalía. Estos son: coeficiente de actualización, ganancia sujeta a reducción y porcentaje de reducción.

Todo indica que al igual que en el caso de los alquileres, el 2014 y las ventajas fiscales que supone (quién diría que la reforma lo empeoraría todo) harán que crezca el interés de los propietarios por vender, y el de los inquilinos por abaratar los precios a la hora de saber que al dueño le conviene más éste año que el siguiente. Así, sí que es verdad que la nueva fiscalidad en España acelerará los contratos, aunque en 2015 puede que se incrementen los fraudes relativos a costes y los alquileres en negro. Porque hecha la ley, hecha la trampa.