Euríbor

Las recomendaciones de la OCDE

Las recomendaciones de la OCDE

Una de las peores cosas que tiene la Crisis es que no faltan las almas de la caridad que sueltan recetas y remedios para que el enfermo se reponga, consejos que en su mayor parte caen de lleno en la categoría de verdades de Perogrullo. En este caso, hemos querido resumir algunas de las ideas que nos regala la OCDE para salir adelante.

El décalogo de la OCDE

La organización para la Cooperación y el Desarrollo lo tiene claro, y para que Espala salga avante nos recomienda “tomar a Islandia como ejemplo” (algo curioso, pues aquel país ha encarcelado a algunos de los financistas culpables de su debacle bancaria, y hay algo de lo que adolecen estas recomendaciones es que no mencionan a los bancos españoles y nos recuerda que “las virtudes no siempre se traducen en una vida mejor”, pues “España, un país con competencias, con una generación preparada que, sin embargo, está en paro y en la calle. Es paradójico y trágico a la vez”.

Para la OCDE, la clave está en “renovar las competencias”, y “hacer un buen uso de ellas” para sacar provecho del talento y de las materias primas.

También sugiere un vínculo más estrecho entre el sistema educativo y la empresa, pues esa unión “ayuda a que el paso de aprendiz a profesional sea menos traumático, más productivo”.

Convertirnos en aprendices

Para la OCDE, en resumidas cuentas, la culpa es de los trabajadores españoles, que deben abrirse a “los llamados contratos de alternancia o de formación profesional para jóvenes poco cualificados”, que generarán empleo.

“En el trabajo hay que facilitar la movilidad interna, motivar a la gente a desarrollarse en lo que es buena”, nos dicen desde la OCDE, pero a estas alturas creemos que ya habéis captado el punto…