Finanzas

Obama defiende un impuesto para los ricos

Depositphotos_10754502_original

“Esto no es una lucha de clases. Es pura matemática”: con esta frase el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha defendido su propuesta, enviada al Congreso de los Estados Unidos, para crear un impuesto que grave los grandes capitales, sean patrimonio de particulares o de empresas.

Obama asegura que se niega a exprimir más a las clases medias, y que resulta injusto que paguen más impuestos (proporcionalmente) que los más ricos. Según el mandatario, este impuesto significa un reparto más justo de los impuestos.

El nuevo impuesto es parte de una serie de medidas que la administración encabezada por Obama intenta implementar para reducir el déficit de Estados Unidos, calculado en cuatro billones de dólares (2,9 billones de euros) a los largo de los próximos diez años.

Este nuevo impuesto ha sido llamado “Tasa Buffet”, en honor al millonario especulador que propusó, desde un diario, que se grabasen las grandes fortunas para mejorar la economía.

Se trata, insiste el mandatario, de que los ricos paguen una cantidad más justa. Su propuesta ha sido enviado el día de ayer a un comité formado por miembros de los partidos republicano y demócrata. Según el gabinete económico de Obama, si se toman las medidas pertinentes, el déficit norteamericano se reduciría de un tentativo 5,5% al 2,1% en 2021.

Entre las medidas que acompañan a la Tasa Buffet se encuentran una amplia reforma fiscal (con impuestos más bajos, menos exenciones fiscales y lagunas jurídicas) e impulsos para la creación de empleo.

La Tasa Buffet afectaría a los ingresos superiores a un millón de dólares al año.