Economía

Una nueva comisión bancaria

comisiones

Que las comisiones de los bancos son un pago a distintos servicios que las entidades bancarias ofrecen es un hecho que los clientes aceptan. Que desde que la recesión comenzó las comisiones han aumentado en número y precio es una realidad avalada por distintos estudios de organismos nacionales y por oficinas de consumidores. Pero parece que, lejos de estabilizarse, las comisiones seguirán creciendo, al menos en un futuro próximo.

A las ya existentes comisiones bancarias, que en la actualidad pueden suponer una cifra anual que supera los 100€ por cuenta corriente, se añade ahora una más.

Las condiciones de la nueva comisión bancaria

Hasta ahora las comisiones eran pagos de servicios como mantenimiento de la cuenta corriente, transferencias bancarias o pago de tarjetas de crédito, y se complementaban con otras que se referían a cambios de divisas o penalizaciones por cuenta descubierta. La nueva comisión, que ya aplican algunos bancos, grava los ingresos de dinero en efectivo o mediante cheque, y siempre que se realicen por ventanilla.

Las entradas de dinero por ventanilla seguirán siendo gratuitas para clientes del banco y cuando el dinero se ingrese en metálico, pero serán de pago siempre que se ingrese un cheque con cuenta de origen de una entidad bancaria distinta a la de destino, o siempre que quien ingresa el dinero no sea cliente del banco. El precio del servicio por ingresar dinero en ventanilla está entre 2 y 3 euros, en función de la entidad bancaria en la que se realice.

El porqué de la nueva comisión por ingresar dinero

En vista de que, desde el Gobierno, hay un cruzada abierta contra la economía sumergida, se podría pensar que la medida es contraproducente, pero este nuevo gravamen bancario responde a la subida de los impuestos a la banca surgidos en los últimos meses.

¿Crees que la comisión por ingreso es contraria a la lucha contra la economía sumergida?