Vivienda

Notarios intentan igualar subastas extrajudiciales y judiciales

Art auction

Hace un tiempo hablábamos de la tremenda injusticia que estaba ocurriendo con las subastadas extrajudiciales. Por medio de las mismas, una entidad financiera podía quedarse con un piso embargado pagando solo un euro, de forma totalmente legal. El punto es que un alto porcentaje de las hipotecas tienen previsto las subastas extrajudiciales.

El funcionamiento es el siguiente: si el hipotecado deja de pagar, se va a una subasta extrajudicial. En una primera instancia se hace una subasta por el 100 % del valor de tasación. Si no hay compradores se hace una nueva subasta por el 75 % del valor de tasación. Si tampoco hay compradores, el banco se la queda pagando si quiere, solo un euro. Esto implica una deuda enorme para quien ha perdido la casa, ya que no se recuperó nada.

Los notarios pretenden cambiar esto. Por medio de una circular, han decidido que en esa tercera instancia no se pueden adjudicar el bien por un valor inferior la 60 % del valor de tasación. Esto es un cambio sumamente importante a favor de quienes han perdido el bien. Les asegura un 60 % del valor se tasación, a lo que se debe sumar lo que y han pago, para poder restar a la deuda total. Ese saldo es el que el hipotecado tiene que cubrir. Sigue siendo todo un problema, pero menor del que venía existiendo.

Tanto esta decisión de los notarios como la dación en pago para algunas situaciones son soluciones muy parciales, pero al menos ayudan en situaciones extremadamente complejas.