Finanzas

No es lo mismo un crédito que un préstamo

Aunque es común y corriente usar crédito y préstamo como sinónimos, los bancos y las instituciones financieras hacen una clara diferencia entre unos y otros, y dado que estas diferencias nos afectan como deudores (en el capital, los intereses y los plazos de devolución), nos conviene conocerlas.

Concesión
El préstamo es la asignación de una cantidad específica al cliente para la realización de un proyecto específico (una hipoteca, por ejemplo), que se devolverá en plazos regulares pagando una parte de capital y una de los intereses generados en cada pago (mensual, trimestreal o semestral). Es una herramienta financiera de condiciones fijas e invariables, regidas por un contrato, para cuyo disfrute es necesario ofrendar una garantua sobre el monto asignado (una propiedad, por ejemplo).

En el crédito, es el cliente el que decide la cantidad que tomará de un máximo que el banco pone a su disposición (por ejemplo, el monto máximo que nos permiten las tarjetas).

Intereses
En el préstamo, el banco cobra los intereses desde el primer día en que hace la entrega del dinero al cliente, sin importar que el dinero sea utilizado o no.

En el crédito, sólo se pagan intereses por el monto utilizado, y es el cliente quien fija las cantidades y plazos de devolución, dentro de unos márgenes establecidos por el banco. Los intereses son más altos que en el préstamo, y los plazos de devolución más cortos.

Renovación
Una vez cumplida su vida (la devolución) del préstamo, no se admiten renovaciones.

Es posible renovar un crédito una y otra vez, solicitando y aumentando incluso el monto máximo a disposición del cliente.

Utilidad
El préstamo se utiliza para adquirir bienes.
El crédito para tener mayor liquidez

Fuente | Todo Préstamos
Imagen | Blog Préstamos