Euríbor

Museo quema arte por falta de presupuesto

Museo quema arte por falta de presupuesto

Desde Italia llega una noticia que nos habla de la situación de Europa, del estado de la cultura y del estado de las cosas en general, sin que sepamos muy bien cuál de las tres esferas está peor: un museo italiano está quemando sus obras a)como protesta y b)porque no tiene presupuesto para seguir adelante.

Antonio Manfredi, director del CAM (Contemporary Art museum), el museo de arte contemporáneo de Casoria, cerca de Nápoles, ha comenzado la quema de parte de las obras de su colección como una protesta por los recortes en materia de cultura que eliminaron parte del presupuesto que el museo necesita para sobrevivir.

Así ha narrado Manfredi la experiencia a un diario argentino: “Esperaba que alguien viniera y me frenara, pero no pasó nada: acabo de quemar una escultura y voy a seguir adelante, mañana le toca a la obra de un artista griego. Los museos no pueden sobrevivir solos. O se cambia de estrategia y se decide en serio invertir en cultura y por la cultura, o es mejor destruir con el fuego lo que es ignorado”.

El día de ayer Manfredi comenzó la quema de las obras del CAM con una escultura de la artista napolitana Rosaria Matarese. Fue su misma creadora la que prendió el fuego a la pieza de madera, “Androgino 2000”.

Manfredi es el fundado y gerente del CAM, creado en el 2007. Para el también pintor, escultor y fotógrafo, el museo de 3000 metros cuadrados con un acervo de 1000 obras de arte contemporáneo no podrá sobrevivir a pesar de los aportes privados y su equipo de diez voluntarios.

La situación del CAM es una radiografía del estado de Italia: “Ahora, con la crisis, nadie tiene dinero y reina la indiferencia ante la cultura. Estoy pidiendo que vengan a visitar el museo, que se levanta en una zona peligrosa, controlada por la mafia, al presidente de la Comisión Cultura del Parlamento Europeo, Doris Peck, al ministro de Cultura, Lorenzo Ornaghi y al presidente de la región Campania, Stefano Caldoro. Pero nadie apareció, siguió la indiferencia y voy a seguir adelante, quemando obras. Si no pasa algo, mañana es el turno de un artista griego”.

Manfredi señala que el arte es el chivo expiatorio de la recesión económica en Italia, un país en el que “asistimos cotidianamente al derroche del dinero público. Por eso lo que estamos haciendo aquí es una revolución por la cultura de Casoria, por la cultura de Italia y por la cultura de Europa”.