Economía

Muere Emilio Botín: un icono del mundo de los banqueros

Muere Botín

La noticia del día ha sorprendido, entristecido y generado cierta preocupación a la vez dentro del sector bancario. Emilio Botín, presidente del grupo Santander ha muerto la pasada noche a sus 78 años por un infarto al corazón.

El que es bisnieto, nieto, hijo, sobrino y hermano de banqueros, además de padre de la que le sucederá en el cargo, había mantenido las riendas de la entidad aún pese a su avanzada edad, y pocos esperaban que fuese a pasar algo semejante. El adiós de uno de los banqueros más relevantes en el mundo de las finanzas se da entre sollozos para muchos, y sobre todo con una Junta Directiva in extremis para evitar que todo lo que construyó con su imperio peligre.

Todas las encuestas señalan a su hija Ana Patricia Botín como la que le sucederá en el cargo y es muy probable que en las próximas horas la empresa la ratifique como tal. Hasta ahora, ésta controlaba la parte de negocios y la división del Grupo Santander en el Reino Unido. Y apenas ha podido llorarle ya que las finanzas no se paran, ni siquiera por el adiós repentino de Emilio Botín.

Tras la desaparición del banquero, España aparece como la más conmocionada dada la nacionalidad del personaje. Pero también Latinoamérica aparece como una de las que más se preocupa por la noticia, que se ha convertido en portada de muchos medios, dada la importancia del grupo Santander, presidido hasta ayer por Emilio Botín en la región.

Ahora, la incertidumbre se apodera de los muchos clientes y de todos aquellos que de alguna manera tenían negocios con el grupo. Así por ejemplo, el ámbito de la educación, con las muchas becas que daba la entidad, pone sobre la mesa la duda de que esto siga siendo así. Al menos en ese sentido, no debería cambiar. Aunque no tardaremos mucho en ver las nuevas estrategias que propondrá su hija. Pero hoy, queremos decir un Q.E.D para uno de los banqueros españoles más reconocidos.