Finanzas

Moderno Robin Hood pide apostar por la economía local (II)

800px-EnricDuran_by_Zaradat_cc-by-sa

Enric Durán, quien podría enfrentarse a una pena de prisión de 2 años (sólo uno de los 39 bancos que estafó figura en la acusación en su contra), vive según el modelo anticapitalista que pregona en sus charlas.

Asegura que sus únicas posesiones son un móvil, un ordenador portátil, una mochila, una tienda de campaña y la ropa que le hereda su hermano o consigue en tiendas de segunda mano. No tiene casa, y vive “de proyectos colectivos”, sin ganar ni gastar dinero.

Su “aventura” sirvió para destapar las falencias del sistema crediticio: solicitó 68 préstamos sin intención de devolverlos, con proyectos inventados y sin garantías reales, aprovechando que los préstamos menores a 6.000 euros no figuran en el Banco de España, y que las instituciones financieras no comprobaron si su nómina era real (y no lo era).

Durán mismo denunció su estafa, pero los bancos no le creyeron.