Vivienda

Mobbing a los propietarios

En un post anterior hemos hablado del mobbing inmobiliario. Se entiende por mobbing o acoso, a la conducta de hostigamiento prolongado en el tiempo, que ejerce una persona con más poder, sobre otra desprotegida. Estos casos se pueden ver en el terreno laboral, estudiantil, familiar, etc. En este blog nos hemos ocupado del mobbing inmobiliario, que en general ejercen algunos propietarios sobre inquilinos con alquileres de renta antigua.

Las modalidades son variadas y hasta puede decirse creativas. Desde cortar suministros esenciales, suspender todo mantenimiento del piso hasta casos de directo ataque físico al inquilino se han visto últimamente. De hecho, ya hay varias personas procesadas con prisión por este motivo.

Pero tenemos que reconocer que a veces las cosas ocurren en sentido inverso. En los casos de alquileres de renta antigua, donde los inquilinos pagan cantidades absurdas, de algún modo están perjudicando al extremo a ese propietario. En estos edificios antiguos, los propietarios suelen ser personas de edad avanzada, cuya renta principal son estos alquileres. Si cada piso paga 40 euros o menos (son cifras reales) no queda muy claro cómo harían esas personas para poder dar mantenimiento al edificio (como la ley los obliga) y mucho menos cómo vivirían con esa cantidad.

Otro caso que también es frecuente es el que se da con los malos pagadores. Por más que oficialmente se diga que el lanzamiento lleva unos pocos meses, todos los españoles sabemos que no es así. Tras años de juicio, en general entregan el bien en condiciones lamentables. Lo peor es que el propietario acepta que lo entreguen como sea, ya que sabe que no tiene más remedio. Mejor destrozado que años más de juicio.

El marco legal no es el adecuado. Y un marco legal no actualizado colabora en mucho a distorsionar más aún un mercado complicado.

Imagen: diagonalperiodico.net