Finanzas

Mitos económicos que ya no funcionan en 2012: la Bolsa

economy

La economía se parece en muchos aspectos a la astrología: muchos de sus vaticinios son igual de vagos, generales o ridículos, y sólo basta el tiempo para que sus exageraciones, desatinos y mitos adquieran su verdadera dimensión. La diferencia es que no recordamos a ningún astrólogo que haya provocado los estragos que un economista respaldado por financieras y lobbys puede provocar en las vidas de millones de personas.

En este año que comienza es vital olvidarse de diversos mitos económicos: verdades, leyes y dogmas de los gurús económicos que han destrozado la vida financiera global. Mitos que deberían dejar de estudiarse como políticas obligadas en los cursos financieros.

Economía y Bolsa son lo mismo. Desde los medios se suele aplaudir cada subida de la Bolsa como si la cotización de ciertos títulos al alza fuera un termómetro positivo del estado de la economía.

Sin embargo, esto no es verdad: los inversores premian la rentabilidad de una empresa poniendo su dinero en ella (lo que revaloriza positivamente a un valor), pero esta plusvalía puede deberse a factores que afecten negativamente la economía nacional.

Por ejemplo: el plan de reducción de costos de una empresa puede atraer nuevos inversores, pero esa compra de acciones se ve alimentada por medidas como recortes de plantilla. Trabajadores que nutren la amplía base del desempleo, de costos económicos, sociales y humanos de graves consecuencias para la economía pública.

En agosto pasado, el gigante bancario HSBC anunció un recorte global del 10% de su plantilla. Al día siguiente del anuncio, sus acciones repuntaron cerca de un 4%.