Vivienda

¿Mienten las estadísticas?

La respuesta a esta pregunta es un contundente: no. Sin embargo, muchas veces cuando leemos datos (oficiales o particulares), donde se evalúa, por ejemplo, un alza o disminución de precio en un determinado rubro, no coincide en absoluto con la percepción que se tiene.

El problema no es matemático. Esta ciencia no es buena ni mala, es exacta. El punto es: qué variables se toman para considerar el alza o disminución de precios, y además, cómo se interpretan esos datos.

La semana pasada el INE (Instituto Nacional de Estadística) publicó unos datos que, como mínimo, sorprendieron. Según los mismos, el precio de las viviendas de segunda mano, disminuyó un 4.9 % (respecto a igual trimestre del año anterior) y el de vivienda nueva subió un 5.3 %. Las cifras se extrajeron de las escrituras realizadas por notarios.

En un post anterior, habíamos visto que la suba de los precios (y del número de negocios) en la vivienda nueva, si nos basamos en las escrituras, se corresponde a pisos o casas que se comenzaron a construir hace dos años, en pleno boom. Por lo tanto, simplemente reflejan lo que sucedió.

No tengo la menor idea como llegaron al dato de una disminución en los precios de la vivienda de segunda mano de un 4.9 %. Lo que sí es cierto, que no coincide con la percepción que se tiene. Y no coincide por mucho.

El problema cuando nos dan una cifra que no resulta creíble, es que se maximiza la percepción contraria. La gente tiende a pensar que la baja ha sido de un 30 %, 40 % o más. Seguramente tampoco es así, o al menos no en todos los casos.

Si bien estas cifras se han obtenido siguiendo parámetros de medición internacionalmente aceptados, la sensación es que tal vez, sería bueno revisarlos. En este momento es necesario proyectar confianza, y este tipo de noticias, no ayuda.

Imagen: inmonred.web44.net