Empresas

Mi jefe no es una buena persona

Existe un consenso general sobre los jefes: no son de la misma especie que nosotros. Parece que el ascender en el organigrama atenta contra la neuronas, y los convierte en seres con un único objetivo: hacer miserables a todos los que están por debajo de ellos.

No podemos culparnos: de estar en su lugar, haríamos lo mismo. Y es que no hay nada más edificante que apropiarse de los triunfos ajenos y descargar los errores propios en los demás.

El enorme problema de un jefe así no son las injusticias que comete ni la vida de esclavos a los que nos somete, sino el hecho de saber que las paredes hablan, que las IP puedem rastrearse, que todo lo que digamos puede ser usado en nuestra contra al momento del expediente de regulación de empleo. Sí: con un jefe cabrón, es inevitable que lo que digamos tarde o temprano llegará a sus oídos.

Por ello, celebramos la aparición del sitio Mi jefe es un cabrón en donde con riguroso anonimato nos podemos quejar y compartir las quejas de otros empleados miserables como nosotros: sólo hay que escribir la razón por la que odiamos a nuestro jefe o lo que nos gustaría decirle, y firmarlo. Además podemos leer las quejas de otros, y así saber que nuestro jefe podría ser peor.

Los que más nos han gustado:

No has perdido tu móvil: te lo he quitado yo

Yo era el jefe. De broma intercambiamos el puesto por un día, y me despidió…

No coopera para los pasteles de cumpleaños, y se los come

Se cree el único que soluciona problemas cuando es el que los provoca

Es un pobre tonto que está enamorado de su voz y la hace escuychar cada vez que hay juntas… en nuestro horario de comida.

Fuente | Inversores | Mi Jefe es un cabrón

  • Pingback: Una comunidad para liberarte: BlogBuscadores