Finanzas

Merrill Lynch: España no es destino para invertir

Bank of AmericaUn representante del banco Merrill Lynch habló sobre la Crisis. Además de ofrecer un panorama en el que, a pesar de la incertidumbre, es posible hacer crecer el dinero, siempre que las baterías se apunten a los sitios idóneos, también definió la situación para colocar el capital en España: “No se encuentra entre los destinos para invertir”.

Alberto Spagnolo, director de Inversiones de Merrill Lynch Wealth Management para España y Portugal da algunas claves para el futuro de la inversión. Asegura que en los siguientes diez años tendremos malos tiempo para la renta fija, pero que será una década positiva para la bolsa. Ideas, asegura, que deben enfocar todo posicionamiento a largo plazo.

Al corto plazo (entre los tres y seis meses en el futuro), Spagnolo vaticina riesgos que obligarán a adoptar una posición cautelosa: 1)la ralentización de la economía norteamericana, 2)el riesgo de una inflación que incida sobre los mercados emergentes, tal vez incapaces de frenarla, y 3) la falta de consenso en temas vitales en EE. UU. y Europa, que podría degenerar en una crisis política.

Sobre la situación de los Estados Unidos, Spagnolo anota que su sector corporativo está generando beneficios, con grandes recursos para invertir, sin que ese capital se derrame hacia la generación de empleos. Una falta de confianza que se traduce en inercia.

Este es un momento vital de la economía: aprende más sobre las finanzas, con los cursos financieros disponibles.

Spagnolo cree que en Europa la confianza corporativa y administrativa es alta, si bien considera que la decisión del BCE de subir los tipos de interés es muy probable.

Sobre España, Spagnolo es claro: “Ahora mismo España no es uno de nuestros principales destinos de inversión”. Y reconoce la responsabilidad en ese sentido de Merryll Lynch: “En las actuales circunstancias estamos lanzando el mensaje a los clientes de que España ya no es lo que era”. Un  país que en solo catorce años (entre 1995 y 2009) pasó de ser una economía emergente a un país desarrollado. Y centra su declive en un factor que, en el pasado era esencial para su desarrollo: el crédito, ahora reducido a cero: “Ya no se da ninguna de las circunstancias para pensar que los mercados financieros y los crecimientos económicos en España puedan ser lo mismo”.