Economía

Medio año de trabajo se va al pago de impuestos

Pago de impuestos

En España se ha dicho muchas veces que los el sistema fiscal del que disponemos no es equitativo, y que además no es todo lo eficiente que debiera. Aunque este problema en principio lo iba a resolver la tan anunciada a bombo y platillo reforma fiscal, lo cierto es que finalmente se ha quedado más en una promesa que en algo realista. Al fin y al cabo, las elecciones a la vuelta de la esquina han influido en una toma de decisiones que no acaba de convencer a los expertos y que además de impedirnos un ahorro tan cacareado como afirman los políticos, podría darnos problemas con el déficit fiscal.

En todo caso, que la reforma fiscal sea ya un hecho no cambia demasiado el panorama. El español medio debe trabajar medio año para hacer frente a sus impuestos. Vivimos en un país en el que el esfuerzo fiscal que hacemos las economías domésticas es elevado, es más, de los más elevados de toda la Unión Europea. Aún pese a que el concepto de presión fiscal no lo sea tanto, cuando echamos la cuenta de nuestro poder adquisitivo, las cuentas no salen. Valga la redundancia.

El último informe publicado por la Asociación Civismo recalca que para un salario de 24.400 euros brutos anuales, que viene siendo el más habitual en España, hay que trabajar en continuación hasta el 30 de junio para saldar la cuenta de impuestos en todos los sentidos. Es decir, que tenemos que trabajar medio año íntegro para poder hacer frente a nuestras obligaciones fiscales.

La cuenta de los impuestos

La cuenta es sencilla. Con ese salario se necesitan 102 días de trabajo para pagar las cotizaciones a la Seguridad Social, 41 días para cubrir la cuenta por IRPF, 25 para pagar el IVA, 11 para hacer frente a impuestos especiales y,  5 días para cubrir otros impuestos. El total de días asciende a 184 días de trabajo.