Vivienda

Más enseñanzas del caso de Britney Spears

Declining bar chart

En un post anterior veíamos algunos de los problemas que llevaron al pésimo resultado del negocio que hizo Britney Spears con su casa. La venta se concretó luego de 4 años en el mercado, con seis rebajas de precios y un precio final un 45 % inferior al inicial. Una mala compra es el inicio del problema. Compró muy caro en el momento que la burbuja había explotado. Los precios estaban en baja y pagó como si estuvieran en alza. La casa tiene problemas de privacidad que todos conocen.

El primer agente le aconsejó poner la casa en venta algo por debajo del precio de mercado, pero una mínima cantidad. De este modo seguramente se despertaría una lucha entre compradores, que estarían entusiasmados por ser de quien era la casa. No hizo caso y despidió al agente.

Como había comprado en enero de 2007 a 6,75 millones de dólares, un año después cuando la puso en venta, optó por un precio totalmente delirante: 7,9 millones de dólares. No solo no consideró que ya no valía 6,75, pensó que había subido. El resultado fue, bajar y bajar el precio por años, algo que siempre es malo. La gente espera a que siga bajando. Cuanto más se está a la venta, peor es el problema. Como no funcionaba, cambiaba de agente una y otra vez, lo que empeoró aún más las cosas.

Si bien no tenemos la cifra exacta en que se concretó la venta, la última cifra anunciada era de 4,47 millones de dólares. Tal vez se concretó en menos aún.